Bombero sobreviviente de tragedia: “Lloro en silencio”

Martes 11, Julio de 2017 | 7:05 am | Nacionales
Bombero sobreviviente de tragedia: “Lloro en silencio”

La partida inesperada de su amigo devastó a Manuel Elías Flores Zúniga (28), pero sigue trabajando en su memoria y re­cordando vivencias que pasaron juntos.

Manuel Elías, sobrevivien­te de la tragedia del pasado sá­bado 6 de mayo, que cobró la vi­da de Óscar Josué Aguilar Men- jivar, cuando apagaban un incen­dio en la colonia Nueva Esperan­za de San Manuel, Cortés.

“Desde ese día la vida no ha si­do fácil para mí. A veces lloro en silencio por lo que ocurrió. Es al­go duro y fuerte que jamás voy a olvidar”, lamenta.

Confiesa que su vida ya no es la misma. “Me siento dolido y hasta se me habían quitado las fuerzas para ir a trabajar”.

Sin embargo, por su voluntad de servicio y amor al prójimo, de­cidió continuar laborando en el Cuerpo de Bomberos de Villa­nueva, Cortés.

Recordó que ese sábado co­menzó como un día normal rea­lizando una serie de ejercicios y de repente fueron llamados so­bre una conflagración en una za- catera de la localidad.

“Estábamos terminando de ha­cer las labores de extinción. Más bien nos asegurábamos de dejar completamente apagado el fuego para evitar que nos volvieran a lla­mar diciendo que las llamas se ha­bían reactivado”.

Manuel Elías Flores Zúniga aún lamenta la muerte de su amigo y compañero.

“En ese momento escuché una explosión y vi a Óscar cayendo so­bre la maleza víctima de una des­carga eléctrica”.

Recuerda con tristeza que, sin pensar en las consecuencias, co­rrió a auxiliarlo, pero no podía sol­tar sus manos de la manguera de­bido a la alta tensión que aún que­daba. “Pudimos haber fallecido los dos, pero Dios tenía otros pla­nes. Vi cómo Óscar agonizaba”, di­jo compungido.

Los esfuerzos por salvar al “Maisito”, como cariñosamente llamaban al “bombero héroe”, fue­ron inútiles, a pesar de que le brin­daron los primeros auxilios en la misma unidad que se trasladaron para combatir el siniestro.

“En ese momento, sentí que mi mundo se derrumbaba. Es lo peor que me ha ocurrido. No es lo mis­mo ver a alguien ya fallecido, que mirar a tu amigo morir en tus bra­zos”.

Según expertos, el colapso de una de las crucetas de un poste de alta tensión provocó el desastre. Explicaron que tenía tres anclas de retenidas, pero sin aislador y tam­poco contaba con el protector ne­cesario.

Sugirieron que para evitar tra­gedias similares los encargados deben asegurarse de colocarlas.

 

En la estación del Cuerpo de Bomberos los socorristas trabajan con más fuerza por el legado que dejó el joven, que es un ejemplo a seguir.

 

Desde pequeño, Óscar Josué Aguilar Menjivar se dedicaba a apagar incendios.
COMENTA ESTA NOTA